5 Pasos para pintar muebles de melamina.

5-pasos-para-pintar-muebles-de-melamina

Seguro que en alguna habitación de casa tenemos alguno, el zapatero, los armarios de la galería, las estanterías de Ikea, las puertas de la cocina, los muebles del baño… y es que son prácticos y baratos, pero sólo los encuentras en colores standard que resultan muy poco originales o con imitaciones a madera que no resultan muy favorecedoras, aquí nos surge la necesidad de pintar la melamina.

Una vez que hemos tomado la decisión de que queremos Pintar muebles de melamina, es importante saber que es una superficie no porosa y que repele cualquier pintura que apliquemos sobre ella.

Seguir estos pasos imprescindibles, nos darán un resultado perfecto que perdure mucho tiempo.

Es muy importante que los productos y brochas o rodillos que utilicemos sean de alta calidad.

Paso 1: Retirar toda la grasa y polvo de la superficie que vamos a pintar.

Cualquier superficie a pintar debe estar limpia de grasa. Para un trabajo más cómodo debemos retirar herrajes y bisagras y guardarlas en un bote de cristal para no perder ningún tornillo ni accesorio.  Como vamos a pintar después, podéis utilizar cualquier producto del mercado ya que no importa que deteriore el brillo o lo amarillee. Si tenemos faltas de chapa de melamina o queremos cambiar los tiradores, ahora es el momento de masillar y tapar los orificios y faltas, antes del siguiente paso.

Paso 2: Lijar la superficie para facilitar la adherencia del producto.

Estos muebles suelen tener un acabado satinado o brillante, por lo que con la ayuda de una lijadora orbital, una mouse, debemos sobre la superficie realizar una pequeña lijada y romper el brillo final, este paso es muy rápido y nos ayuda mucho para el apartado 3.

Paso 3: Aplicar una imprimación selladora universal al agua o sintética.

La imprimación sirve para facilitar la adherencia de la pintura a las superficies que vamos a pintar, la melamina, el cristal, el metal, son materiales no porosos y en ellos es imprescindible utilizarla para evitar que con el roce y el uso la pintura se levante o desgaste.

Paso 4: Pintar con un Esmalte al agua, (nosotras usamos MaryPaint para ahorrarnos el paso anterior de imprimar el soporte).

Una vez imprimada la superficie, podemos comenzar a dar color al mueble, con rodillo la superficie quedará lisa y a brocha podemos conseguir dar efectos al acabado. Yo prefiero siempre un esmalte al agua, resisten igual y no son tóxicos, lo que me permite pintar dentro de casa, debemos usar esmaltes universales especiales para madera, no es recomendable que uséis pintura de pared, ni pinturas para metales.

Solo serán necesarias dos manos para conseguir el color deseado.

Paso 5: Lijar entre las capas de pintura.

Tanto si elegimos pintar con brocha, como con rodillo o pistola, es muy importante pasar una fina mano de lija a la imprimación y después a la pintura entre capas.

Con una lija de esponja de grano 180 o 140, retiramos todas las impurezas de la pintura, así como algún pelo que el rodillo haya podido dejar o el polvo que se haya acumulado durante el secado.

Con estos 5 pasos conseguiréis pintar los muebles de melamina que tenéis por casa y darles un toque nuevo y diferente.

Esperamos ayudaros a hacer un trabajo estupendo y  vuestros comentarios, y gracias por visitarnos.

 

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: